El levantamiento de Papúa Occidental: Un Llamado a Levantarse y Luchar!

Papúa Occidental, un territorio situado en la mitad occidental de la isla de Nueva Guinea, ha sido noticia en los titulares internacionales durante las últimas semanas, ya que las protestas masivas a favor de la liberación de Papúa Occidental (Papúa Merdeka) continúan a diario en diferentes regencias de la nación ocupada por Indonesia.

Antes de que las grandes manifestaciones comenzaran a mediados de agosto, ya se habían llevado a cabo varias acciones en conmemoración de acontecimientos significativos en la lucha de Papúa Occidental. El 15 de agosto de 1962, los Gobiernos de Indonesia y de los Países Bajos firmaron el Acuerdo de Nueva York, que prometía a los papúes occidentales un referéndum de independencia, con la supervisión de las Naciones Unidas. Sin embargo, en lugar de un verdadero referéndum, el 2 de agosto de 1969 se celebraron unas elecciones falsas, irónicamente llamadas “Act of Free Choice”, en las que se permitió la participación de menos del 1% de la población de Papúa en ese momento, y bajo la amenaza de las tropas indonesias. En consecuencia, el “referéndum” resultó en una decisión unánime a favor de la ocupación indonesia de Papúa Occidental.

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo también se celebra anualmente el 9 de agosto, mientras que el 50º Foro de las Islas del Pacífico (FPI) se celebró en Vanuatu del 13 al 16 de agosto de este año. En el comunicado del FIP se pedía a Indonesia que permitiera una visita de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos para investigar las denuncias de violaciones de los derechos humanos en el país antes del próximo FIP en 2020.

Las organizaciones del pueblo de Papúa Occidental se unieron en estos días para llamar la atención sobre diferentes temas especialmente relevantes para estas fechas. En el Día de los Pueblos Indígenas, los jóvenes activistas celebraron un debate público sobre la entrada sin restricciones de inversiones en la tierra de Papua y el saqueo de sus recursos naturales, tal como lo permitió el Presidente indonesio Joko Widodo. Los papúes también salieron a las calles los días de la FPI para apoyar a la delegación del Movimiento Unido de Liberación de Papúa Occidental (ULMWP) que hizo campaña por Papúa Occidental en la cumbre.

Todas estas acciones fueron enfrentadas con medidas represivas de las fuerzas de seguridad del Estado que condujeron a detenciones y arrestos ilegales de manifestantes, incluyendo a un niño de siete años. Durante una manifestación en Malang en el aniversario del Acuerdo de Nueva York, organizaciones ultranacionalistas lanzaron piedras y chiles contra los estudiantes que se manifestaban, y estos últimos terminaron siendo los arrestados.

Kami Bukan Monyet (No somos monos)

El 17 de agosto es también un día notable para el pueblo papú, no porque reconozca ser parte de Indonesia, sino todo lo contrario: la negativa a celebrar el Día de la Independencia de Indonesia mientras está bajo ocupación es su forma de protesta contra la ironía de un Estado que celebra la libertad sin dejar de ser un colonizador.

El Día de la Independencia de Indonesia de este año estuvo marcado por el ataque a una residencia estudiantil de Papúa en Suarabaya por parte de la policía y grupos de milicianos respaldados por el Estado. Los residentes del dormitorio fueron acusados de profanar la bandera indonesia después de encontrar supuestamente a uno tirado en una alcantarilla. A pesar de la falta de pruebas, 43 estudiantes papúes fueron arrestados y llevados por la policía para ser interrogados. Las puertas de los dormitorios también fueron destrozadas y la residencia fue dañada por los disparos de piedras y gases lacrimógenos de los ormas. Los grupos ultranacionalistas habían gritado la infame calumnia de’mono’ contra los papúes durante este incidente.

El 19 de agosto, miles de papúes salieron a las calles de Manokwari y Jayapura en lo que serían las mayores protestas en Papúa Occidental en años. Estas acciones simultáneas pusieron de manifiesto el racismo y la violencia contra los papúes con las calumnias utilizadas en su contra como su llamada a la movilización. Los papúes que viven en otras partes de Indonesia, junto con los aliados indonesios, también han respondido al llamado a la acción organizando acciones masivas en los próximos días en Yakarta, Semarang, Yogyakarta, Bandung y Denpasar.

Las publicaciones de los medios sociales en las manifestaciones de Papúa Occidental han utilizado los hashtags oficiales de las celebraciones del Día de la Independencia de Indonesia para exponer las realidades que se esconden detrás de la “libre” República de Indonesia.

Kami Bukan Merah Putih (No somos rojos y blancos)

En la segunda semana del levantamiento hubo un aumento en el número de manifestantes y en las áreas de acción. La condena del racismo y los abusos policiales se han convertido en llamamientos al referéndum y a la independencia. La Bandera de la Estrella Matutina, un símbolo de la resistencia e independencia de Papúa Occidental, ha ondeado libremente en las acciones de masas tanto en Papúa Occidental como en Indonesia.

En respuesta a los crecientes disturbios, Indonesia ha desplegado al menos 3.000 soldados más en las ciudades de Manokwari, Sorong, Fakfak, entre otros centros de protesta. El 28 de agosto, seis manifestantes papúes en la Regencia Deiyai fueron asesinados por las fuerzas de seguridad.

La decisión sin precedentes del Jefe de la Policía Nacional de Indonesia y del Comandante de las Fuerzas Armadas Nacionales de Indonesia de establecer una oficina en Papúa la primera semana de septiembre también ha supuesto una amenaza adicional para la seguridad de los activistas, ya que esto sólo puede significar una exacerbación de las medidas para reprimir el movimiento de masas, y siempre ha sido un pretexto para las detenciones ilegales, la tortura, los asesinatos y otras violaciones de los derechos.

Divide y gobierna

El Gobierno indonesio se ha referido a la noticia de la masacre de Deiyai como un engaño a pesar de las pruebas fotográficas y las declaraciones de los testigos. Papúa Occidental, que nunca tuvo suficiente cobertura mediática en primer lugar, ahora también tenía cortadas sus líneas de comunicación e Internet. Esto ha hecho más difícil para los periodistas verificar la información desde el terreno y ha facilitado la manipulación por parte del Gobierno indonesio. Además, Wiranto ha prohibido la entrada de extranjeros en Papúa Occidental, además de la prohibición de larga data de periodistas y trabajadores de derechos humanos.

El incidente en Java Oriental que desencadenó las protestas masivas no fue el último de los ataques a las residencias estudiantiles de Papúa. El 1 de septiembre, milicias armadas dispararon contra un dormitorio en Abepura, causando la muerte de un estudiante papú. El 9 de septiembre, individuos no identificados arrojaron dos sacos de serpientes en un dormitorio en Surabaya. Wiranto se ha encogido de hombros ante este último incidente como un rumor más.

El General Wiranto es el ex comandante del Ejército Nacional de Indonesia, acusado por la ONU de crímenes contra la humanidad. Las masacres en Timor Oriental, así como otras violaciones de derechos durante la ocupación indonesia del país, fueron llevadas a cabo por el ejército indonesio y milicias respaldadas por el Estado bajo su vigilancia. La masacre de Biak en 1998 también estuvo bajo el mandato de Wiranto como comandante. A pesar de sus antecedentes, Wiranto fue nombrado por el Presidente Widodo Ministro de Coordinación de Asuntos Políticos, Jurídicos y de Seguridad.

Campañas de pacificación y frotis

Ya se han llevado a cabo varios arrestos en el último mes como parte de la represión del gobierno contra los “cerebros” de la protesta. Sólo entre el 30 y el 31 de agosto, 8 personas fueron detenidas arbitrariamente en Yakarta. Entre ellos se encontraba Surya Anta Ginting, portavoz del Frente Popular Indonesio para Papúa Occidental (FRI-WP), acusado de traición por ser un firme defensor de la lucha de Papúa Occidental. Mientras tanto, la activista Sayang Mandabayan permanece en prisión después de haber sido arrestada por posesión de las banderas de Morning Star en su maleta.

Los extranjeros no han sido salvados de la campaña de vilipendio de Indonesia. El Gobierno había manifestado enérgicamente su oposición a la injerencia extranjera en las protestas de Papua, lo que también ha impulsado la mencionada restricción de la entrada en la región. Cuatro australianos fueron deportados debido a su asistencia a una manifestación en Sorong. Una protesta de activistas filipinos el pasado mes de agosto frente a la Embajada de Indonesia en Manila fue marcada en rojo por el portavoz interino del Ministerio de Asuntos Exteriores, Teuku Faizasyah, quien ha acusado a los manifestantes de ser representantes de un grupo comunista. Más recientemente, la Embajada de Indonesia en Tailandia amenazó a los organizadores de una de las sesiones del Foro de los Pueblos de la ASEAN, que contó con expertos de Tailandia, Filipinas y Papúa Occidental para hablar sobre la situación de los defensores de los derechos humanos en sus países. El Gobierno indonesio consiguió interferir en este espacio dedicado a la sociedad civil para impedir que el orador de Papúa Occidental hablara de la situación actual en Papúa.

Activistas y líderes de masas sospechosos de organizar los “disturbios” siguen siendo perseguidos por el Estado indonesio. Entre las personas criminalizadas se encuentra la activista indonesia Verónica Koman, quien ha estado publicando información actualizada sobre la situación en Papúa Occidental a través de sus reportajes en los medios sociales, a los que el gobierno se refirió como provocadores. Verónica es una abogada de derechos humanos que ha defendido constantemente a los papúes dentro y fuera de la corte. El portavoz del Comité Nacional de Papúa Occidental (KNPB), Víctor Yeimo, también encabeza la lista de personas buscadas por el gobierno indonesio. Víctor es un líder bien conocido en el movimiento independentista de Papúa Occidental y ha permanecido comprometido con la lucha incluso después de cumplir largas condenas en la cárcel.

El Ejército de Liberación de Papúa Occidental (TPNPB), el brazo armado del Movimiento Papúa Libre (OPM), ha emitido una declaración de 25 puntos que enfatiza que el problema en Papúa es la violación de su derecho a la autodeterminación por parte de las Naciones Unidas, particularmente por parte de los gobiernos de los Estados Unidos, Holanda e Indonesia. Este derecho fue violado repetidamente en el Acuerdo de Nueva York (15 de agosto de 1962), la invasión militar indonesia en Papúa (1 de mayo de 1963) y la Ley de Libre Elección (1969). El TPNPB ha aclarado en su declaración que la lucha de Papúa Occidental no es exigir el desarrollo del Gobierno de Indonesia, sino afirmar su soberanía como nación. La declaración también enumeraba demandas específicas como que el gobierno indonesio detuviera el despliegue de tropas militares en Papúa, que liberara a los activistas papúes que fueron arrestados durante las protestas, y que la ONU interviniera en la situación humanitaria y que arrestara inmediatamente a Wiranto y lo juzgara en la Corte Penal Internacional.

Levántate y lucha con Papúa Occidental

La Merdeka West Papua Support Network se une a los grupos de apoyo de Papúa Occidental y aboga en todo el mundo para llamar la atención internacional sobre el empeoramiento de la situación en Papúa Occidental.

Se han llevado a cabo protestas y acciones de solidaridad en diferentes partes del mundo, especialmente en América del Norte, Europa, Asia y el Pacífico. Los medios sociales también han sido una plataforma de campaña eficaz, especialmente para difundir noticias y popularizar las llamadas y demandas del levantamiento de Papúa Occidental.

El llamamiento para apoyar el movimiento del pueblo de Papúa Occidental también incluye los llamamientos para que se aborden las cuestiones cotidianas como el continuo acaparamiento de tierras y el saqueo ambiental por parte de grandes empresas como el Puerto Libre de los Estados Unidos en Timika, junto con la continua militarización de Nduga y otras comunidades de Papúa en las tierras altas, lo que ha provocado que miles de pueblos indígenas se conviertan en refugiados en sus propias tierras. El incidente de Surabaya puede haber desencadenado la señal de un levantamiento, pero las demandas están profundamente arraigadas en las décadas de opresión que generaciones de papúes han tenido que soportar.

Por eso es digno que el pueblo papú continúe con esta lucha aparentemente interminable. Sus vidas y las de sus hijos dependen literalmente de su victoria. Del mismo modo, el mundo ya no puede ignorar la lucha del pueblo de Papúa Occidental. Estar en silencio sobre las realidades en Papúa Occidental es ser complaciente del genocidio en cámara lenta del pueblo papú. Por otro lado, nuestra solidaridad fortalecerá aún más la lucha por la autodeterminación, no sólo de Papúa Occidental, sino de todas las naciones oprimidas del mundo!

Viva la solidaridad internacional!

¡Papúa Merdeka!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.