Declaración de la ILPS

Declaración de la ILPS

10 de septiembre 2019

La Liga Internacional de Lucha de los Pueblos (ILPS) denuncia en los términos más enérgicos posibles al régimen de Estados Unidos-Duterte por la emisión de una orden de arresto contra el Prof. Jose Maria Sison, Presidente Emérito del ILPS.

La Juez Thelma Bunyi-Medina de la Sección 32 del Tribunal de Primera Instancia de Manila emitió la orden de arresto el 22 de agosto pasado para Sison y otras 37 personas en relación con la llamada «masacre Inopaca» supuestamente cometida por el Partido Comunista de Filipinas (PCP) y el Nuevo Pueblo Ejército (NPA) en 1985 en la provincia de Leyte y el descubrimiento de fosas comunes en 2006. Están siendo acusados ​​falsamente de 15 cargos de asesinato. No hay base para las acusaciones.

De hecho, Sison estaba en detención de máxima seguridad por las fuerzas estatales reaccionarias bajo la dictadura de Marcos en 1985. Sisón fué arrestado en 1977 y no estaba en posición ni autoridad sobre el CPP y el NPA.

La llamada «masacre» y «fosas comunes» son fabricadas por el ex jefe de seguridad nacional Norberto Gonzales y el general retirado Hermógenes Esperon, ahora asesor de seguridad nacional. Esperon reunió los restos de varios cementerios y, por lo tanto, al caso se lo conocía como el caso de los «esqueletos ambulantes».

El Tribunal Supremo de Filipinas bajo el Presidente del Tribunal Supremo Reynaldo Puno ya desestimó el caso en 2007. El ex representante de Bayan Muna Satur Ocampo, también fue acusado de los mismos cargos y se le concedió la libertad bajo fianza.

Entre los acusados ​​se encuentran Joe Luneta, que ya está muerto, y Leo Velasco y Prudencio Calubid, ambos secuestrados por los militares y desaparecidos forzadamente. El ex negociador de paz del Frente Democrático Nacional, Luis Jalondoni, también fue incluido en el caso cuando en realidad estaba en el extranjero desde 1976.

El Prof. Sison es un refugiado político reconocido en virtud de la Convención de Ginebra y el Convenio Europeo de Derechos Humanos. Su pasaporte fue cancelado por las autoridades filipinas en 1986 y desde entonces ha vivido como refugiado político en los Países Bajos y ha promovido incansablemente la solidaridad antiimperialista entre los trabajadores y los pueblos y naciones oprimidos.

Si bien no existe un tratado formal de extradición entre los Países Bajos y Filipinas y los abogados progresistas pueden refutar fácilmente las acusaciones infundadas y falsas contra Sison, la comunidad internacional debe permanecer vigilante y expresar su solidaridad con el pueblo filipino contra la continua escalada de ataques fascistas en Filipinas.

Se ha demostrado que Estados Unidos es el terrorista número uno en el mundo y Duterte está siendo rápidamente aislado en la comunidad mundial por sus asesinatos extrajudiciales y otros crímenes graves contra el pueblo filipino.

Con esta última persecución política contra los activistas y a Sison en Filipinas, el ILPS llama a todos los miembros y aliados a exigir la retirada inmediata de todos los cargos falsos, liberar a todos los presos políticos y apoyar la lucha de Filipinas por la liberación nacional y la democracia.

Len Cooper
Presidente de ILPS

Julia
Coordinadora Especial
ILPS por America Latina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.