Declaración Política del Capitulo Mexicano de la Liga Internacional de la Lucha de los Pueblos (ILPS-México)

9 de abril de 2017, Ciudad de México

Trabajadores de la ciudad y el campo, hombres, mujeres, jóvenes:

Nos hemos reunido hoy para constituir el CAPÍTULO MÉXICO DE LA LIGA INTERNACIONAL DE LA LUCHA DE LOS PUEBLOS (ILPS).

En México como en el mundo existe un estancamiento en el crecimiento económico, producto de las contradicciones del sistema capitalista en el que somos explotados, actualmente, el imperialismo, principalmente el norteamericano se evidencia como el principal responsable de la destrucción del ser humano y del planeta. En el afán de superar su crisis económica que padece desde hace varios años, pone en práctica nuevas estrategias de valorización del capital a través de las cuales pretenden someter aún más a los trabajadores y pueblos del mundo, incrementar la explotación y provocar una nueva acumulación de capitales, ocasionando en el mundo nuevas guerras, avanzando en la antesala de la tercera guerra mundial más intervencionismo, más exclusión y desigualdad social, más pobreza, mayores violaciones a los derechos de los pueblos y en especial de las clase trabajadora, además de gran destrucción de los recursos naturales.

Las acciones agresivas para apoderarse de las principales fuentes de materias primas y mercados, son inherentes a su carácter imperialista, por ello han provocado sangrientas guerras y conflictos bélicos, así como el desmembramiento de algunos países. La insistencia en imponer una política de orientación neoliberal y las reformas estructurales que trae consigo, con la intención de optimizar sus ganancias creando mayores facilidades para la explotación de la fuerza de trabajo despojando los derechos fundamentales y la vida de quienes con su trabajo producen la riqueza, para lo cual se entrometen en la vida económica, social, política, militar y cultural de los países imponiendo sus intereses llegando incluso a promover agresiones, golpes de estado y amenazas a gobiernos que resultan legítimos en sintonía a las necesidades de los pueblos.

Ante la resistencia organizada y lucha de la clase obrera, de la juventud, los pueblos, y trabajadores en general; los conflictos antiimperialistas, la burguesía y oligarquía, es decir los grandes empresarios, banqueros y dueños del mundo; empujados por la crisis económica que su propio sistema provoca y que no logran superar, están generando una grave crisis política, la burguesía no han vacilado en apoyar y promover idearios y prácticas fascistas, así como la creación y financiamiento de organizaciones terroristas, con la intención de destruir y reprimir las expresiones de libertad que surgen en el seno de las luchas sociales.

A pesar de todos los males a la humanidad que trae consigo el imperialismo y su política fascista, no dejaremos de luchar. Unificaremos todas las banderas de lucha, en una voz, en un solo puño ocupando las calles, plazas y territorios, pasando de la digna resistencia a la ofensiva contra el régimen, haciendo un frente común para frenar la guerra contra el pueblo.

Declaramos que al unificarnos como CAPÍTULO MÉXICO DE LA ILPS:

1) Las fuerzas antifascistas y antiimperialistas de México nos solidarizamos con todas las expresiones de combate que día a día emprenden: el proletariado y los pueblos del mundo en la lucha por la emancipación.

Ratificamos que la crisis capitalista es consecuencia de su principal contradicción: producción social vs apropiación individual capitalista de los medios de producción. Con su manifestación social o de clases burguesía/proletariado. Su manifestación económica: organización de la producción en toda la sociedad.
Sus efectos se descargan entre la juventud, el proletariado, los pueblos, el campesinado, los indígenas y están al servicio de los imperialistas que manipulan a través de los organismos financieros internacionales dicta las reformas estructurales adaptadas a cada país, que reducen el gasto público, aumentan impuestos, despojan de derechos y conquistas, despiden masivamente a trabajadores y asalariados, incrementan la militarización, intensifican la represión y el corporativismo fascista, entre otras medidas.

2) Repudiamos el intervencionismo estadounidense que junto con sus aliados de la OTAN empujan la tercera guerra mundial, explotando y despojando de sus riquezas a todos los países de Latinoamérica, y bajo violencia, terror somete a los pueblos de Palestina, Siria, Ucrania, etc., señalamos que el bloque imperialista encabezado por China y Rusia tiene en su naturaleza las mismas pretensiones de dominio, sometimiento bajo control territorial a los pueblos. Por lo tanto, ambos bloques entran en contradicción y vienen empujando la tendencia hacia una 3° Guerra Mundial poniendo en peligro a la humanidad misma.

Denunciamos los frentes de la guerra imperialista que se han abierto; por un lado en el Medio Oriente que sigue siendo zona de contienda, la más candente: la pugna interimperialista entre EEUU y Rusia principalmente se ha intensificado a raíz de la guerra en Siria. Por otro lado en Ucrania, como zona de conflicto, prosigue la tensión entre EEUU y Rusia, la OTAN; sigue fortaleciendo militarmente las fronteras con Rusia y esta se defiende mostrando su poder militar. Finalmente el frente asiático que genera la tensión en el mar de China y la disputa de Taiwán entre EEUU y China.

3) Nos oponemos al entreguismo y servilismo de Enrique Peña Nieto ante el nuevo representante del imperialismo norteamericano, Donald Trump, siendo cómplice directo de la violencia de los derechos fundamentales de los migrantes mexicanos, asumiendo el TLCAN y los efectos para el campo, los trabajadores, y los pueblos, siendo también un vocero más de la política de agresión Norteamericana contra países como Venezuela.

4) En nuestro país abrazamos y contribuiremos a la lucha por la defensa de la educación pública; por el trabajo, la salud, la alimentación nutritiva, la vivienda digna, la defensa del agua, de los recursos naturales y las demandas más sentidas de nuestro pueblo; consideramos tarea de primer orden desarrollar y generalizar en todo el país las victorias de la Huelga Nacional Magisterial de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la huelga de los jornaleros agrícolas del Valle de San Quintín, reafirmamos nuestra exigencia por la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa, por la caída de Peña Nieto, derogación de las reformas estructurales y la disposición a asumir los acuerdos de la Asamblea Nacional Popular-Convención Nacional Popular, Encuentro Nacional por la Unidad del Pueblo Mexicano.

5) Revindicamos todas las luchas y formas de lucha del pueblo en la defensa de la tierra, de la soberanía alimentaria, el agua, el maíz criollo, los recursos naturales, como la desarrollada por los campesinos, comunidades indígenas, pueblos originarios, manifestamos nuestro rechazo total hacia el despojo y saqueo de las empresas trasnacionales y la imposición de mega proyectos. Nos pronunciamos a favor del derecho a la autodefensa, las policías comunitarias y a la autodeterminación de los pueblos originarios, en oposición a la represión del Estado.

6) Exhortamos a todos los referentes, organizaciones, colectivos a asumir acciones conjuntas respecto al movimiento popular para construir la unidad contra el sistema capitalista, contra la política fascista de control militar, de criminalización de la protesta social, que sigue avanzando en nuestro país con pasos más firmes hacia el fascismo. Asumiendo la defensa de las victorias del pueblo hace 100 años con la Revolución Mexicana, y empujando la lucha por una Nueva Constituyente que sea incluyente, democrática y popular; que nazca de las asambleas populares, es tiempo de elevar las formas de organización del proletariado y los pueblos de nuestro país en una gran Huelga Política General; unifiquemos todas las luchas en un solo referente: la Asamblea Nacional del Proletariado y los Pueblos de México.

7) Exigimos la libertad de todos los presos políticos a nivel internacional de los prisioneros palestinos, kurdos, filipinos, peruanos; en el país, en particular exigimos la libertad inmediata e incondicional de Rubén Sarabia Sánchez “Simitrio”, de la UPVA 28 de Octubre; del Doctor Mireles; de los presos políticos de la CNTE, Lauro Grijalva Villalobos, Mario Olvera Osorio, Sara Altamirano Ramos, Leonel Manzano Sosa, Damian Gallardo Martinez, Oscar Hernandez Neri; de las autodefensas de Michoacán; de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) de Marino Cruz, Fernando Cruz y Cornelio Canseco del Frente Popular Revolucionario, María Ana Ochoa Castillo defensora de la tierra y el agua de la Unidad Cívica Felipe Carrillo Puerto; de Abraham Cortés Ávila, Fernando Bárcenas Castillo, Luis Fernando Sotelo y Jessie Montaño Sánchez; la presentación de los desaparecidos y la justicia para todos los asesinados por el Estado, convencidos de que todo esto solo se logrará cambiando de fondo este sistema capitalista.

¡Seamos una sola voz, seamos un solo puño!

¡Viva la Liga Internacional de la Lucha de los Pueblos!
¡Viva la solidaridad internacional!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.