RESOLUCIÓN: Sobre el Acuerdo de Cooperación de Defensa Reforzada

Resolución sobre el Acuerdo de Cooperación de Defensa Reforzada

Aprobada por el Comité Internacional de Coordinación
Liga Internacional de la Lucha de los Pueblos
5 a 6 junio 2014

Read in English

Considerando que, el Acuerdo de Cooperación  de  Defensa Reforzada (EDCA) que se forjó sólo entre el Departamento Ejecutivo de los Estados Unidos y Filipinas, permite la presencia rotativa de las tropas estadounidenses en las Filipinas, el posicionamiento previo de las armas, suministros y equipos militares de los Estados Unidos, para la «seguridad marítima y la asistencia humanitaria » y la construcción y el mantenimiento de las instalaciones militares de Estados Unidos dentro de las bases de Filipinas. Por otra parte, el EDCA estará vigente durante diez años, pero podría ser renovado de forma automática.

Considerando que, la elaboración del Acuerdo de Cooperación de Defensa Reforzada entre los funcionarios de defensa de los EE.UU. y Filipinas se mantenía en secreto, y sólo fue revelada al público filipino después de su firma por el Embajador de los EE.UU. en las Filipinas, Philip Goldberg, y el Secretario de Defensa filipino Voltaire Gazmin en el  25 de abril de 2014 – un día antes de la visita del Presidente de EE.UU., Barack Obama, a las Filipinas;

Considerando que, no hubo ninguna discusión ni debates públicas  para que el pueblo filipino examine y exponga sus disposiciones desequilibradas a favor de los EE.UU., y lo que a menudo se proyectó por el régimen de Aquino a los medios de comunicación es la necesidad urgente de EE.UU. para defender Filipinas contra las tácticas de intimidación de China;

Considerando que, a través del EDCA, los EE.UU. llevarán a cabo su agenda de girar el eje en el Asia oriental considerada como una de las regiones más ricas del mundo (recursos naturales); que los EE.UU. desplegará 60% de su tropas, armas, buques de guerra, equipo en el Este de Asia para proyectar su poderío militar, garantizar el flujo sin trabas de su comercio en la región, para adelantarse al rápido crecimiento económica y militar de China, y para influir la clase dirigente de China a adoptar la política neoliberal pregonada por los EE.UU.;

Considerando que, en virtud del Artículo III, Sección 2, Filipinas asistirá  el tránsito o acceso temporal por las fuerzas estadounidenses a «las tierras e instalaciones públicas” (incluidos las carreteras, los puertos y los aeropuertos),  y también las pertenecientes a los gobiernos locales Dicha disposición invadirá las propiedades privadas de los ciudadanos comunes, especialmente de los campesinos y los pueblos indígenas, cuyas zonas agrícolas ahora podrían ser utilizadas por las fuerzas de EE.UU. para fines de defensa;

Considerando que, estas usurpaciones por parte del ejército combinado estadounidense-Filipino de las comunidades agrícolas, de las tierras ancestrales de los pueblos indígenas, del medio acuático de los pescadores, de los edificios y las infraestructuras utilizadas por los ciudadanos conforme a lo dispuesto por su gobierno local dará lugar a la resistencia de los sectores antes mencionados. Por lo tanto, violaciones rampantes y graves de los derechos humanos necesariamente resultarán en la confrontación mencionada de civiles y los militares combinados de EE.UU. y Filipina. Las fuerzas antes mencionadas cometerán  violencias y  asesinatos en nombre de «pivote», de «seguridad», y de la “defensa contra los llamados terroristas»;

Considerando que, el EDCA facilitará el ingreso de armas y  desechos nucleares, incluidos los aviones teledirigidos (drones). Según el grupo Agham, todos los portaaviones estadounidenses y submarinos de la Flota del Pacífico son de propulsión nuclear. No hay ninguna disposición real en el EDCA que indique que los EE.UU. no incluirán las armas nucleares. Con el EDCA, el gobierno filipino permitirá la entrada de al menos 82 cabezas nucleares que podrían contener los misiles submarinos balísticos (SSBN). Con su entrada, los EE.UU. han violado ya las disposiciones anti-nucleares de la Constitución de Filipinas, aparte del hecho de que los EE.UU. nunca han acatado los tratados de armas internacionales.

Considerando que, los desechos nucleares y otros desechos tomados de los buques de guerra de Estados Unidos podrían ser vertidos en las aguas o el suelo de Filipinas. También existe un gran peligro de la posibilidad de explosiones nucleares causadas ​​por cualquier accidente o ataque a las costas de Filipinas debido a la estrecha alianza de Filipinas con los EE.UU. Tales explosiones significarán muertes masivas para el pueblo filipino, además de los peligros para la salud.

Considerando que, con el EDCA, miles de soldados estadounidenses desplegados en  Filipinas se convertirán en una fuente lucrativa de grandes ingresos para los comerciantes del sexo y los traficantes que contratarían a mujeres jóvenes y las adolescentes para la prostitución. Cuando las bases militares de Estados Unidos se encontraban en Clark y Subic, se estima que alrededor de 60.000 mujeres de muchas partes del país se vieron involucradas en la prostitución en un país donde la pobreza está muy extendida debido a la falta de desarrollo de la agricultura y la industrialización nacional del país. Por otra parte, los casos de violación con cargo a los soldados de Estados Unidos apenas han prosperado debido al no enjuiciamiento por las leyes filipinas y la connivencia de funcionarios de la embajada de Estados Unidos para hacer desaparecer a soldados, como el caso de una filipina, Nicole, y el estadounidense, Daniel Smith. La presencia de las tropas estadounidenses produce crimen, vicios y tráfico de drogas, además de las enfermedades sociales que surgen de la prostitución.

Considerando que, el despliegue de 60% de las tropas y las armas estadounidenses en Asia, incluyendo Filipinas, sin duda dará lugar a los ataques de los enemigos de los EE.UU. en contra de los países de Asia y Filipinas. Los peligros de la guerra y la conflagración entre estos países se extenderán  y así traerán el caos en esta parte del mundo. Recordamos el ataque de las fuerzas japonesas en 1942 a Filipinas, debido a que Filipina era un aliado de los Estados Unidos en la guerra contra Japón y sus aliados. En la década de 1970, Filipinas fue utilizada por los EE.UU. como el lugar para preparar los ataques contra el pueblo de Vietnam en su guerra de liberación nacional.
Se resuelve, como por la presente, que la Liga Internacional de la Lucha de los Pueblos llevará a cabo vigorosas campañas para acabar con el EDCA, el acuerdo altamente desequilibrado en favor de los intereses de los EE.UU. y que pisotea el derecho soberano del pueblo filipino para decidir por su propia seguridad, bienestar,  progreso y la convivencia pacífica con los países vecinos, mediante, entre otros:

  • Realización de  una amplia  educación política en todo el archipiélago

  • llegar a tantos grupos divergentes afectadas y críticos de las disposiciones de la EDCA,

  • hacer propaganda animada y trabajo cultural para mostrar en forma gráfica las relaciones desiguales entre los EE.UU. y l Filipinas,

  • organizar acciones de masas no sólo en frente de la Embajada de EE.UU., sino también en frente de otras instalaciones posibles como puertos, zonas, etc., que se van a utilizar por los militares de EE.UU., y

  • solicitar el apoyo del pueblo en los EE.UU. para detener a su gobierno de perseguir las relaciones coloniales con Filipinas y para sacar sus tropas de nuestro país.

Escrito por Bagong Alyansang Makabayan
(BAYAN- Nueva Alianza Patriótica)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.