Mensaje de solidaridad con la Conferencia Contra la Criminalizacion de las Luchas de los Pueblos

JMS en youtubePor Prof. José María Sisón
Presidente de la Liga Internacional de los Pueblos en Lucha

Read in English

Nosotros, la Liga Internacional de la Lucha de los Pueblos, expresamos nuestro más afectuoso saludo y solidaridad con el Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales, el Instituto de Asesoría e Investigación Jurídica (Ratio Iuris) y con todas las delegaciones que participan en la Conferencia Contra la Criminalización de las Luchas de los Pueblos en Perú y demás países.

Con militancia y determinación manifestamos nuestra afirmación de los derechos básicos (cívicos y políticos) de los pueblos para exigir y luchar por la liberación nacional, la democracia, la justicia social, el desarrollo, la solidaridad internacional y la paz. Es el derecho de los pueblos aspirar a la transformación radical de cualquier sistema de gobierno opresivo y explotador.

Condenamos la implacable campaña imperialista de los Estados Unidos, de sus aliados y sus títeres. Habiendo impuesto las llamadas leyes y procedimientos anti-terroristas, estas campañas merman los derechos democráticos, persiguen a los pueblos y a sus dirigentes e intensifican abusos sanguinarios en su contra. La tendencia hacia el fascismo se extiende ferozmente en muchos países. Se ha de detener.

La política neoliberal instigada por los Estados Unidos nos ha conducido a la peor crisis del sistema capitalista mundial desde la Gran Depresión. Los poderes imperialistas dirigidos por los Estados Unidos están impulsando despiadadamente una mayor liberalización, privatización y desregularización mientras trasladan la responsabilidad de la crisis al pueblo. Con este fin se ha intensificando el terrorismo de estado y se han desatado guerras de agresión.

La crisis del capitalismo global ha golpeado fuertemente hasta a los países capitalistas industrializados. El monopolio de la burguesía y la oligarquía financiera están provocando el sufrimiento de los pueblos al oprimirlos con programas de austeridad y  reprimir las protestas de sus masas. Pero las consecuencias de la crisis imperialista son aún peores en los países subdesarrollados. En estos, los derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos de los pueblos están siendo violados con absoluta impunidad y desenfreno.

En países como el Perú y las Filipinas, el pueblo y los dirigentes que resisten la opresión y la explotación son sometidos a campañas de represión por los militares y la policía, sufren arrestos ilegales, torturas, ejecuciones extrajudiciales, detenciones indefinidas bajo diferentes pretextos, bloqueos a los alimentos y el desplazamiento obligatorio de comunidades enteras a las que arrebatan sus tierras y recursos naturales para favorecer a los imperialistas, los compradores grandes, los terratenientes y burócratas corruptos.

Ya sean desvergonzadamente fascistas o demagogos pretendiendo defender la democracia, los gobernantes de países como Filipinas y Perú no muestran remordimiento alguno ni se disculpan por la violación sistemática de derechos humanos que inflingen. Se enorgullecen de retener presos políticos, de rehusar conceder amnistía y de no mejorar el clima político para mantener negociaciones de paz.

Los abogados y otros defensores de los derechos humanos estan siendo constantemente retados a superarse en su labor de defensa de los derechos humanos y libertades fundamentales de los pueblos y de sus clientes en particular.
Es necesario que luchen porque se haga justicia al creciente número de víctimas de violaciones de los derechos humanos.

Al enfrentarse a constantes violaciones de los derechos humanos, el pueblo mismo se ve forzado a ejercer su derecho a rebelarse contra la opresión de los governantes. A través del proceso revolucionario el pueblo luchará por eliminar las causas de la violación de los derechos humanos. Al mismo tiempo, podrá explorar formas de negociación de paz. La frustración de estas negociaciones sólo justifica aun más la lucha del pueblo.

¡Por la defensa de los derechos fundamentales, condenamos la criminalización de las luchas de los pueblos y de sus dirigentes! Gracias.

   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.