Mensaje de solidaridad a los delegados de la Cumbre Internacional en Bolivia

Por Profesor JOSÉ MARÍA SISÓN
Presidente de La Liga Internacional de la Lucha de los Pueblos

A los delegados y delegadas de la Cumbre Internacional de los Pueblos sobre la Defensa de los Derechos Humanos y la Vigencia Plena de los Tratados y Convenios Internacionales que rigen la Convivencia entre los Estados.

A nombre de las organizaciones, movimientos y pueblos de los 6 continentes que nos organizamos en la Liga Internacional de la Lucha de los Pueblos (ILPS por sus siglas en Ingles), saludamos en primer lugar la realización de esta Cumbre Internacional, esperando que los trabajos sean exitosos y contribuyan a la unidad y la lucha de los pueblos que luchan contra el imperialismo y el fascismo en todo el mundo.

Nosotros consideramos que, ante las agresiones del imperialismo, es necesario dar una respuesta organizada, unitaria y contundente; consideramos que la agresión que sufrió el Presidente Evo Morales Ayma, tiene una significación internacional. Con los hechos del 2 de julio ha quedado en evidencia que los imperialistas y en particular los Estados Unidos de Norteamérica, mantienen una dominación política, económica y militar sobre muchos países del mundo, y que para seguir perpetuándose como potencia imperialista, utilizan todos los medios a su alcance aun cuando sean violatorios a los tratados y convenios internacionales.

Con la crisis económica originada en los EE.UU. en el 2008, que muy pronto se extendió a todos los países del mundo, la política imperialista se ha tornado más agresiva, pretendiendo descargar todos los costos de dicha crisis sobre las espaldas de los trabajadores y los pueblos del mundo; aplicando medidas antipopulares y anti-obreras para intensificar la explotación y aumentar el volumen de la plusvalía extraída, lo cuál fortalece al minúsculo grupo de la oligarquía financiera internacional, y lleva a la ruina a miles de millones de hombres y mujeres de todo el planeta, al mismo tiempo que las principales potencias imperialistas desarrollan una oleada de intervenciones militares y están creando condiciones para una nueva guerra imperialista, que redefina el reparto del mercado mundial.

Pero los pueblos no nos hemos cruzado de brazos. Del 2008 a la fecha, grandes levantamientos, huelgas generales, rebeliones, movilizaciones callejeras, y todo tipo de manifestaciones han recorrido por todas las latitudes del globo terráqueo; Grecia, España, Portugal, Italia, Túnez, Libia,, Egipto, Turquía, Brasil, Chile, Filipinas, Indonesia, Bangladesh, Estados Unidos, Canadá y México, han desarrollado los movimientos más importantes en este periodo. Con ello se ratifica que la lucha de los obreros, los campesinos, la juventud y los pueblos, está vigente, y que hay la posibilidad de cambiar el rumbo de la historia de nuestros países y la de toda la humanidad.

En esta agitada parte de la historia mundial, Latinoamérica por supuesto que es un gran ejemplo, todos sus pueblos forman parte de una lucha en contra de los más de 500 años de dominación española, cerca de un siglo de dominación norteamericana, y ahora mismo, se enfrentan a la intromisión de capital procedente de otras potencias imperialistas. Pero aún con toda esa ofensiva histórica sobre esta parte del mundo, no se nota de ninguna manera que se consolide esta dominación imperialista, al contrario, lo que ahora se percibe es que se abre nuevamente una nueva etapa de ascenso de la lucha de los pueblos de América Latina, por lo que nos anima también a apoyar y fortalecer. Chile y Brasil son los claros ejemplos de esta nueva etapa.

En varios casos más, este ascenso del movimiento en América Latina, ha logrado derrocar a los gobiernos pro-imperialistas y con mucho entusiasmo y coraje los pueblos han impuesto por la fuerza de la unidad, la organización y la lucha de masas, a gobiernos democráticos y populares, en particular son los casos de Venezuela y Bolivia; pero que ahora el imperialismo tiene como claros objetivos, el derrocamiento de estos gobiernos, para posicionar a sus esbirros que tiene en dichos países. Ante éstos posibles peligros nosotros creemos que hay que responder también de manera contundente y unitaria. Sólo el respaldo y la movilización popular, podrá enfrentar la ofensiva del imperialismo.

Rechazamos firmemente la agresión sufrida por el presidente Evo Morales Ayma, el pasado 2 de julio, nos oponemos a las intervenciones imperialistas sobre cualquier país del mundo, luchamos y lucharemos siempre por el derecho a la autodeterminación política, económica, cultural y militar de los pueblos; nos oponemos claramente a la violación a los tratados y convenios internacionales, y más aún a los métodos ilegales utilizados por los EE.UU, como el espionaje para mantener el control sobre países aliados y no aliados.

Hacemos un llamado a todos los pueblos del mundo, a seguir trabajando por construir espacios de unidad y lucha a nivel internacional. Consideramos que es fundamental unificar todas las luchas antiimperialistas, antifascistas, los defensores de los recursos naturales, los que luchan contra las medidas anticrisis, los que luchan por la liberación nacional, los obreros, los campesinos pobres, los movimientos de las zonas urbanas, la juventud, los pueblos originarios, los movimientos LGTBI, todos debemos de unificarnos en torno a la lucha contra el imperialismo y por un mundo sin explotación y sin opresión.

La crisis actual la han generado los ricos, y ellos lo deben de pagar, los pueblos del mundo no tenemos por qué soportar sobre nuestras espaldas los costos de esta crisis.

¡Que viva la solidaridad internacional!

   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.