¡Viva el 8 de Marzo, Dia Internacional de la Mujer!

Por MOVIMIENTO HIJAS DEL PUEBLO DEL PERÚ (MHIJAS.P)

Este 8 de marzo, “Día Internacional de la Mujer” nos encuentra a las mujeres de los pueblos del mundo y en particular del Perú, luchando por nuestros derechos fundamentales y enfrentando las repercusiones de la crisis económica general de la globalización –la más grande y grave crisis del sistema capitalista- cuya recuperación, lejos de alcanzarse transitará un largo camino todavía, una década según reconocidos analistas que avizoran para este 2013 un año más riesgoso. Pero ¿Quiénes sufren las consecuencias de la crisis? Como siempre las millones de masas populares en el mundo y entre todas es  en nosotras las mujeres del pueblo donde la crisis golpea con más fuerza. Siendo la mitad de la población mundial, las mujeres son las más pobres entre los pobres.

Según datos de los propios organismos de las Naciones Unidas, de los 1,200 millones de pobres extremos, 70% son mujeres, o sea 840 millones de mujeres viven en la pobreza extrema. De la totalidad de mujeres en edad de trabajar, sólo 1,320 millones tienen empleo, o sea un 54% y la mitad de ellas trabajan en condiciones terribles, “condiciones vulnerables” lo llaman, y es que están auto empleadas, con trabajo doméstico no remunerado o trabajando para empresas familiares sin beneficios ni derechos laborales; y el otro 46%, ¿en qué situación se encuentra? La desocupación creciente agobia a todo el pueblo y principalmente a las mujeres porque además llevan sobre sí la responsabilidad de la procreación y crianza de los niños.

Según el Informe Global 2012, la crisis va dejando 13 millones de mujeres desocupadas. Sólo en Grecia la tasa de desempleo llega ya a un 30.1%. En España, en   1737,900  hogares ninguno de sus miembros tienen empleo y la tasa de desempleo es mayor en las mujeres menores de 25 años: 52%, y en Grecia ¡66%!  A esto se suma el recorte de salarios, pensiones, seguridad social, del gasto público en educación, salud, etc., es decir se está produciendo la pérdida acelerada de derechos conquistados en larga brega. En el Reino Unido por ejemplo, 3,5 millones de niños viven bajo el umbral de la pobreza y cada día 230 mujeres son expulsadas del sistema de protección por las medidas de austeridad. Son conmovedoras las declaraciones de una madre griega que denuncia “Estas medidas nos están matando poco a poco” “los ricos lo tienen todo, nosotras no tenemos nada y luchamos por las migajas, por sobrevivir”, o en España las palabras de una trabajadora que dice “estamos en huelga por la Reforma Laboral, contra los recortes que están haciendo en todo… estamos perdiendo todo lo que hemos conseguido”.  Todo lo cual muestra que el verdadero origen de la miseria es el propio sistema explotador y opresor, es el imperialismo que cual vampiro chupa la sangre del proletariado y el pueblo, pues en contraparte ¿quién se beneficia de la crisis? La oligarquía financiera, las grandes burguesías. Un solo dato valga para comparar:
Las 100 personas más ricas del mundo acumulan 240,000 millones de dólares anuales. Con los ingresos de estas 100 personas se podría acabar con la pobreza en el planeta ¡4 veces!

Por ello expresamos nuestro decidido apoyo y solidaridad a las jornadas de luchas de las masas populares en el mundo, movilizaciones masivas que han estremecido las principales ciudades, como en Europa donde millones de obreros principalmente, trabajadores, estudiantes, profesiones, mujeres, que lanzan su voz de protesta en Francia, Grecia, España, Italia y últimamente la multitudinaria protesta en las calles de Lisboa y otras ciudades de Portugal  contra los recortes de beneficios sociales; asimismo desenvuelven otras formas de protesta como el Reino Unido con la toma simultánea de la Cadena Starbuck en 40 ciudades contra los recortes del gobierno; y en Francia padres de familia “abandonan” simbólicamente a sus niños en rechazo del cierre de guarderías. Mas, vemos también las movilizaciones en el propio Estado Unidos donde más de 16 millones de niños viven en pobreza; la lucha y resistencia de los pueblos de Asia y África enfrentando no sólo la opresión sino hasta la agresión armada imperialista, con guerras civiles en Siria y Libia, por citar algunas, donde la llamada “primavera árabe” no ha significado la pregonada “revolución democrática” sino el agravamiento de la situación del pueblo que enfrenta la crisis económica y en ello como siempre la peor carga recae sobre las mujeres. Muy importante también las luchas en América Latina contra la concentración de la propiedad de la tierra, por el agua y contra la expansión de gran minería.

Todos estos hechos de la lucha de clases en el mundo en este siglo XXI muestran palmariamente que existe una situación revolucionaria derivada de la crisis económica general, situación que sólo se transformara en realidad concreta de revolución  si la lucha del pueblo conducida bajo dirección y rumbo proletario que asuma el maoísmo como la ideología del proletariado, tarea que corresponde a los Partidos Comunistas.

En nuestro país, el gobierno de derecha de Ollanta Humala viene desarrollando el sistema de explotación capitalista al servicio de la gran burguesía peruana y el imperialismo principalmente norteamericano, para ello promueven la participación de la mujer en el sistema productivo, no para respetar sus derechos, sino todo lo contrario nuevamente para usarla en su plan económico de nueva acumulación originaria.

Veamos las situación de la mujer trabajadora, según los datos del INEI, la población ocupada femenina en el periodo 2004-2012 a una tasa promedio anual del 2.6%, porcentaje mayor a la de los hombres que creció 2.1%; ¿en qué sectores trabajan? En “Perú Urbano” el 79% de la PEA femenina ocupada trabajan en el sector terciario (Comercio y Servicios) y sumado al sector primario (Agricultura, Pesca y Minería) llegan a 87.5%. Asimismo 73% de la PEA ocupada femenina trabaja en microempresas y ¿en qué condiciones? Las peores ya que el 67% de las mujeres que trabajan lo hacen en la informalidad. Y si hablamos de sus ingresos mensuales, reciben como siempre mucho menos, llegando en la actualidad a percibir casi 40% menos que los ingresos del varón.

En las palabras del propio presidente de la República encontramos su concepción sobre la mujer: “Las mujeres son socias en el proceso de desarrollo”, ¿socias de quiénes? De quienes las endeudan con altísimas tasa de interés en sus créditos y préstamos, “desarrollo” ¿de qué? No del desarrollo de una producción nacional para bienestar y progreso del pueblo sino para el desarrollo del sistema capitalista explotador y opresor. Esta misma concepción la escuchamos reiteradamente en las declaraciones de Nadine Heredia. No es simple coincidencia que estas palabras sean muy similares a las planteadas por la Secretaria del estado norteamericano Hillary  Clinton, que en su visita al Perú dijo: “Las mujeres son el motor de la economía mundial” “las mujeres motor de crecimiento e inclusión social”. Habla de inclusión social que en el Perú son los llamados Programas Sociales. Es decir, es el mismo plan neoliberal pero con rostro social, tal y como lo necesitan por declaración expresa de funcionarios del Banco Mundial.

En contraparte, las mujeres de nuestro pueblo, reeditando gloriosas páginas de lucha participan activamente en las luchas populares masivas. Hace un  tiempo las vimos en Conga contra la esquilmación de los recursos naturales, contra la expansión de la gran minería y últimamente las hemos visto en Cañaris- Ferreñafe, uno de los distritos más pobres del país con más del 50% en pobreza extrema, con 50% de mujeres analfabetas, con 60% de población sin servicio de agua potable, y sin embargo las hemos visto firmes y decididas agitando “En pueblo de Cañaris no más niños de plomo”, “nadie nos va mover de la zona”. Saludamos igualmente la lucha de las trabajadoras agroindustriales, quienes denuncian las agobiantes jornadas de trabajo de 12 hasta 18 horas diarias, con salarios miserables, importantes denuncias y movilización de proletarias agrícolas contra la empresa monopólica Monsanto en Ica; no menos importante es también la lucha de las trabajadoras conserveras, más de ¡25 mil! Que en Chimbote y Paita exigen mejores condiciones laborales. Asimismo la lucha de enfermeras, profesoras, trabajadoras del hogar y en especial la de las obreras de Topy Top que junto a sus compañeros de clase luchan contra el despido arbitrario y reclaman su derecho  a la sindicalización.

Mas frente a este panorama de inevitables protestas y lucha por derechos fundamentales se ha desatado toda una persecución que tiene como propósito impedir el rechazo al sistema capitalista generador de opresión y explotación, para prevalecer como la única opción y tener las manos libres para continuar aplicando su  plan de nueva acumulación originaria. Persecución desatada principalmente contra quienes asumen la concepción proletaria marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento gonzalo, contra quienes vienen luchando por una Amnistía General para civiles, policías y militares de la guerra interna. Para ello han implementado una serie de medidas represivas vulnerando desde el derecho a actuar políticamente, hasta el derecho a la libertad de pensamiento, expresión y opinión, violando la propia Constitución como hoy lo hacen con la pretendida aprobación de una ley de “Negacionismo”, para llevar a prisión a todo aquel que opine sobre la guerra del 80 al 92 que vivió el Perú, en un sentido diferente de la versión oficial que paradójicamente no tienen.

Parte de esta política represiva contra el pueblo es la que han aplicado contra las prisioneras políticas quienes por más de dos décadas y algunas hasta por 25 años se encuentran encarceladas sin desdecirse de su posición de servir al pueblo de todo corazón, y desde una concepción proletaria del mundo. Ellas además de enfrentar penas draconianas hasta la inhumana cadena perpetua, tienen negados los beneficios penitenciarios, se les exige el pago íntegro de la reparación civil que muchas veces es impagable por exorbitante y en los últimos meses se les están embargando los bienes de sus familiares. Todo esto sumado al agravamiento de sus condiciones de prisión como en el caso de la profesora Elena Yparraguirre Revoredo, dirigente histórica del Partido Comunista del Perú, a quien le han impuesto por la fuerza e ilegalmente un mayor aislamiento por ser comunista ejemplar, marxista-leninista-maoísta, pensamiento gonzalo, por haber entregado gran parte de su vida a la lucha por la transformación del sistema en beneficio del pueblo y hoy brega por una solución política, amnistía general y reconciliación nacional.
Estamos firmemente convencidas que la activa presencia de las mujeres en la lucha del pueblo por sus derechos fundamentales elevará más su conciencia política para comprender el porqué de la doble opresión: la del sistema y la opresión marital que pesa sobre sus hombros y que su verdadera emancipación dependerá y es parte de la emancipación del proletariado y el pueblo; por ello urgen importantes tareas de  movilización, politización y organización de la mitad del mundo que el Movimiento Hijas del Pueblo asume resueltamente.

¡VIVA LA LUCHA DE LA MUJER DEL PUEBLO POR SUS DERECHOS FUNDAMENTALES!
¡POR LA EMANCIPACION DE LA MUJER!

MARZO 2013

Movimiento Hijas del Pueblo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.