Contra todas las formas de violencia y acciones antidemocráticas contra el pueblo!

Por Frente Nacional de los Estudiantes

Los proyectos de ley de la Seguridad Nacional y de las Organizaciones de Masas son un paquete de regulaciones de la Seguridad del Estado fascista para defender los intereses del Imperialismo.

¡Rechazar Ahora Mismo!

A medida que la vida económica de nuestro pueblo se deteriora cada vez más, la presión política y el atraso en la cultura, el surgimiento de un movimiento popular en casi todo el archipiélago no se puede contener. Surgen diversas formas de movimiento popular, organizadas, espontáneas y esporádicas para exigir sus derechos.

Por otro lado, con el fin de continuar sirviendo a los intereses  y garantizar todo el esquema de explotación de su amo imperialista, el gobierno sigue inventando políticas adaptadas a los intereses del capitalismo monopolista y también implementa una serie de políticas que han sido formuladas directamente por el imperialismo. En Indonesia, actualmente bajo el poder de Susilo Bambang Yudhoyono (SBY), todo el esquema ha funcionado muy bien. En particular, para contrarrestar el movimiento popular que sigue en aumento y cada vez más extendido, el régimen de SBY continúa bombardeando al pueblo con diversas  políticas fascistas para oprimir descaradamente al pueblo. Después de la Ley de Inteligencia y la ley de Solución del Conflicto Social, ahora se prepara para golpear de nuevo a través de dos proyectos de ley, a saber, el proyecto de  Ley de Seguridad Nacional y el Proyecto de Ley de Organizaciones de masas.

Como productos legales anteriores, estos dos proyectos de ley tienen como objetivo fortalecer el instrumento y la política fascista, violar los derechos democráticos, negar la libertad y, golpear al movimiento democrático y la lucha militante del pueblo, para poder seguir robando y oprimiendo al pueblo con más eficacia. En el artículo 1, apartado 2, la Ley de Seguridad Nacional convierte la ideología en una amenaza a la seguridad nacional. Es  lo mismo que el artículo 50 apartado 4 del proyecto de ley de Organizaciones de Masas que  prohíbe a las organizaciones de masas difundir la ideología del Marxismo, el ateísmo, el capitalismo, el socialismo y otras ideologías que entran en conflicto con Pancasila y la Constitución de 1945.

Visto desde el aspecto de los derechos humanos, el artículo 1, apartado 2 del Proyecto de Seguridad Nacional  sobre amenazas potenciales, está en contra directamente del espíritu de los derechos humanos y de los contenidos fundamentales de la Declaración General de los Derechos Humanos que ha sido ratificado como ley, a saber, la Ley N º 12 del 2005 sobre los Derechos Civiles y Políticos: Artículo 18: Derecho a la libertad de pensamiento, de religión y de creencias (abrazando la ideología u orientación política, religión y creencias); Artículo 19: El derecho a la libertad de opinión (incluyendo buscar, recibir y difundir informaciones en forma de obras o expresión de arte o por otros medios). En dicha ley, el gobierno, como el ejecutivo tiene la estricta obligación de respetar, proteger y cumplir de manera coherente  los derechos mencionados.

La ideología así como las opiniones y las creencias no pueden ser criminalizadas. Es decir, al convertir la ideología en amenaza (artículo 1, apartado 2 sobre la amenaza potencial) se ha proporcionado al gobierno un amplio margen para abusar del poder. Tales regulaciones facilitarán al estado violar las libertades democráticas del pueblo y lanzar acusaciones de subversivo  arbitrariamente, exactamente como lo hizo la dictadura fascista de Suharto.

Image from Front Mahasiswa NasionalEn  realidad, a través de una serie de paquetes de políticas en el sector de la seguridad, el gobierno muestra que sus políticas son inconsistentes y su implementación resulta ineficaz. Eso se manifiesta  en que muchos de los  artículos de este Proyecto de Ley de Seguridad Nacional habían sido incluidos ya en otros reglamentos y leyes sobre la Seguridad. Algunos de esos artículos son los siguientes: el Artículo 10 del proyecto de la Ley de Seguridad Nacional sobre el estado de la seguridad nacional, se han establecido en la Ley no. 23 Año 1959 sobre  Estado de Emergencia que tiene 62 artículos. Los artículos 20-22 sobre la implementación de la seguridad nacional, han sido regulados por la Ley de TNI (Ejercito Nacional de Indonesia), la Ley de Policía de la Republica de Indonesia, la Ley de Inteligencia, la Ley del Gobierno Local, la Ley del Ministerio, la Ley de las Medidas contra Desastres y la Ley de Defensa Nacional Además, los artículos 23-25 ​​sobre el Consejo Nacional de Seguridad, habían sido regulados en el artículo 15 de la Ley número 3 de 2002 que obliga al gobierno a establecer el Consejo de Defensa Nacional. Del mismo modo, el artículo 26 sobre el papel de los ministros y jefes regionales han sido establecidos en la Ley del Ministerio, la Ley de la Administración Local y las demás leyes que regulan la función de los ministros y los jefes regionales en relación a la seguridad nacional. Mientras sobre la posición del ministro de defensa y otros ministerios, ha sido regulada por la Ley del ministerio numero  39 de 2008 y Ley de Defensa Nacional. Y muchas más de las disposiciones que han sido establecidas en otras leyes, se encuentran ahora reestablecidas  en este proyecto de ley.

En particular, sobre la autoridad del Consejo de Seguridad Nacional, tanto en la política como en la práctica hay relaciones estrechas entre la ley de PKS y el proyecto de Ley de Seguridad Nacional. Esto se manifiesta en lo fácil que es para el régimen utilizar la autoridad  del Consejo de Seguridad Nacional para determinar el estado de  los conflictos categorizándolos en emergencia civil o emergencia militar. En consecuencia, al movimiento democrático popular que se está extendiendo se le enfrentará con medidas específicas en nombre de la ley. Ciertamente, al movimiento de protestas laborales y huelgas en las fábricas, a la resistencia militante de los campesinos en el campo, y al movimiento de protesta estudiantil y de la juventud desde la universidad hasta los centros del gobierno central y regional, se los incluirá en la categoría de amenazas contra el Estado.

Como esfuerzo del gobierno para embotar la conciencia y reprimir los movimientos de resistencia popular hoy en día, visto desde el aspecto de la posición y la orientación, hay similitudes entre el proyecto de Ley de Seguridad Nacional con la ley de Inteligencia,  la ley contra el terrorismo, la ley de las Fuerzas Armadas de Indonesia, etc. Una de ellas reside en los esfuerzos para enfrentarse a amenazas que incluyen: Primero, para prevenir se centra en las operaciones de inteligencia (extracción de información, la desinformación, la interrogación, etc), incluyendo la acción temprana. En segundo lugar, para resolver se insiste en la movilización de las fuerzas armadas (despliegue de las Fuerzas Armadas de Indonesia y de la Policía). En tercer lugar, la recuperación  significa  pasos para la rehabilitación y la construcción.

Es decir, definitivamente el régimen tiene la libertad de definir la situación, y luego llevar a cabo bárbaras operaciones s de secuestrar, torturar y matar. Es decir la libertad para castigar y realizar ejecuciones extrajudiciales. Además, con la emisión del proyecto de ley sobre las organizaciones de masas que comprende 57 artículos, el régimen restringe el derecho democrático para organizarse, regulando la legalidad de las organizaciones de la comunidad tales como: la forma, las características, los principios, los objetivos, las actividades, la supervisión del gobierno, las restricciones, las sanciones, etc. Esta disposición ata de pies y  mano  tanto a las entidades jurídicas tales como: organizaciones no gubernamentales,  asociaciones y fundaciones (artículo 10, párrafo 1), organizaciones comunitarias, tradicionales, religiosas, y por supuesto, organizaciones de masas.

Esa regulación anti-democrática está directamente violando la libertad del pueblo a organizarse y a expresar opiniones, debido al hecho de que la organización está obligada a tener una carta certificada que se puede extender, suspender e incluso revocar. En consecuencia, las organizaciones están obligadas a volver a registrarse en base a las nuevas normas antes de que fuera aprobada unilateralmente por el Gobierno. La fundación de una organización a distintos niveles (nacional, provincial, de distrito) también se hace más difícil por los requisitos administrativos que verifican el número de la junta directiva  y el campo de las actividades (explicación del artículo 7).

Según el gobierno las circunstancias que llevaron a este proyecto de ley son los actos de violencia rampante que han cometido varias organizaciones. Esta afirmación se refiere a la brutalidad y al bandolerismo de los grupos de matones y ciertas organizaciones comunitarias, coordinadas y entrenadas por las fuerzas de seguridad, así como por ciertas agencias del gobierno como fue el caso en muchas áreas hoy. Al parecer, el gobierno utiliza  provocaciones para legitimar la necesidad de regulaciones que controlen plenamente todas las organizaciones populares y sus actividades.

Esa regulación es la continuación de la ley numero 8 de 1985 sobre organización social, como un medio de control y de represión a través de aglutinación de cualquier tipo de organización en un solo formato para facilitar el control. En el Nuevo Orden, muchas organizaciones del sector obrero, campesino, juvenil y estudiantil estaban prohibidas debido a sus actividades de resistencia contra el régimen fascista. En el futuro se incrementará la represión fascista. Las criticas y las actividades populares serán silenciadas acusándolas como subversivas, luego las organizaciones serán prohibidas y se realizarán arrestos masivos.

Todos los proyectos de ley y la ley de seguridad prácticamente y de hecho han sido implementados por el gobierno. El gobierno solo se interesa en legitimar sus actos fascistas realizados todo el tiempo contra el pueblo. De hecho, al enfrentarse a la resistencia popular de todos los sectores de población,el  gobierno de SBY, desde el primer periodo hasta el segundo ahora, no solo se ha privado con violencia a millones de campesinos de  sus tierras, se ha despedido a cientos de miles de trabajadores y se han criminalizado sus actividades, sino que también cientos de personas han perdido sus vidas, miles han resultado heridas y se han producido un sinnúmero de detenciones.

El gobierno no ha vacilado nunca en desplegar todas las fuerzas de seguridad (ejército y policía), y utilizarlas como medio de coerción. De hecho, en muchos casos, el gobierno no se ha mostrado reacio a utilizar las fuerzas civiles, como los guardias de seguridad, los matones y las organizaciones comunitarias que se encuentran bajo su protección y orientación. A través de sus unidades de inteligencia, el gobierno crea provocaciones en la comunidad para que surjan conflictos entre los distintos grupos étnicos y las distintas religiones.

En tales circunstancias, el gobierno se presenta como si fuera un mediador, verdadero guardián y protector del pueblo. De esta manera, el gobierno no sólo consigue la legitimación y la libertad para actuar sin piedad contra el pueblo, sino que además el gobierno logra dividir y destruir la unidad del pueblo, distorsionar las aspiraciones por la unidad y embotar la consciencia del pueblo para resistir.

El impacto de esas leyes anti-democráticas se manifiesta también en particular, en el sector de la educación. Los estudiantes y la comunidad académica se sienten muy intimidados y el miedo les impide expresar sus opiniones y exigir sus derechos ya que las fuerzas de seguridad (no sólo las fuerzas de seguridad del campus SKK, sino también de las fuerzas armadas, de la policía, de la inteligencia y civiles) pueden entrar y salir del campus con más libertad. En muchos casos, se utiliza la diferencia religiosa y étnica y también la rivalidad entre organizaciones, departamentos e institutos como recursos para crear conflictos con el fin de dividir a los estudiantes. Más criminal aun, el gobierno despliega sus unidades de inteligencia e informantes dentro del campus, incluso utiliza abiertamente las organizaciones estudiantiles como regimientos estudiantilescoordinados por los militares que no solo cumplen la función de  informantes, sino que también gozan de un propio poder para bloquear las acciones de protesta y otras formas de resistencia estudiantil dentro del campus.

Los estudiantes son bombardeados con los curriculums antipopulares y alejados de la realidad social. El sistema educativo forma graduados con carácter individualista e ignorancia de la realidad. Esa situación que se combina con una serie de políticas y regulaciones antidemocráticas que prohíbe organizarse y expresar opiniones en el público conduce a que los estudiantes pierdan cada vez más su capacidad de pensamiento crítico, el espíritu de unidad y cultura de colectivismo. Los estudiantes han sido enmarcados en la cultura individualista y contra la solidaridad.

Está ahora bien claro que este nuevo proyecto de ley de Seguridad Nacional y de Organizaciones de masas debe ser rechazado y no se puede permitir que se sigan emitiendo reglas, leyes de seguridad y políticas antipopulares que fortalecerían las que han sido previamente aprobadas. Además, se ha demostrado que el espíritu y el contenido del proyecto de ley son de carácter fascista.

Basándonos en un análisis objetivo sobre el espíritu y el contenido del proyecto de ley, así como en los hechos y acciones fascistas que el gobierno han tomado al oprimir brutalmente al pueblo durante todo el tiempo, nosotros, el Frente Nacional de Estudiantes, llegamos a la conclusión de que «el proyecto de ley de Seguridad Nacional y las Organizaciones de Masas son un paquete de Reglas de Seguridad de Estado Fascista — ¡Rechazar Ahora Mismo! Por la presente, el Frente Nacional de Los Estudiantes, invitamos a los jóvenes, los estudiantes y todo el pueblo de Indonesia para unirse «contra todas las formas de violencia y las acciones antidemocráticas contra el pueblo» y consistentes en la unidad y la lucha contra todas las formas de opresión contra el pueblo.

¡Viva el Pueblo de Indonesia!

¡Victoria a la Lucha del Pueblo!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.