Perspectivas sobre los levantamientos populares en contra de los regímenes autocráticos del norte de África y el Medio Oriente

Por el Profesor José María Sisón
Presidente del Comité Coordinador Internacional
Liga Internacional de los Pueblos en Lucha
27 de febrero, 2011

La Liga Internacional de los Pueblos en Lucha (ILPS) declara su solidaridad con y apoya a los pueblos del Norte de África y del Medio Oriente en sus levantamientos de masas y luchas revolucionarias por la liberación nacional y la democracia en contra de los regímenes autocráticos que por mucho tiempo han sido mantenidos por los poderes imperialistas y clases locales reaccionarias.

Al mismo tiempo, la ILPS está consciente que el derrocamiento de un dictador por un surgimiento rápido espontáneo de las masas no resulta necesariamente en el derrocamiento revolucionario de un sistema gobernante. Debido a la ausencia de un partido revolucionario fuerte del proletariado y organizaciones revolucionarias de las masas, los poderes imperialistas y sus títeres entre las facciones políticas y militares que compiten entre las clases explotadoras locales pueden presentar un régimen nuevo que pretende ser mejor que el anterior.

¿Están los pueblos atrapados de manera perpetua y sin esperanza dentro de sistemas gobernantes controlados y manipulados por los imperialistas y sus agentes reaccionarios? No. La crisis de cada sistema gobernante y los levantamientos populares pueden resultar no solo en el derrocamiento del régimen gobernante autocrático pero también en el desarrollo de partidos revolucionarios, organizaciones de masas y alianzas para el progreso continuó de la causa de los pueblos por la liberación nacional y social.

Los levantamientos de los pueblos del Norte de África y del Medio Oriente no son una creación de los imperialistas, sus medios de masas y agentes políticos listos. Son la resistencia de los pueblos a la opresión y explotación que han sufrido por mucho tiempo. Sus sufrimientos se han convertido más intolerables que nunca por la crisis del sistema capitalista mundial y sistemas de gobierno domésticos bajo la política quebrada impuesta por los EEUU de globalización neoliberal y la guerra global de terror de los EEUU caracterizada por el terrorismo de estado y la agresión.

Mientras las fuerzas revolucionarias del pueblo en un país no sean suficientemente fuertes como para derrocar al sistema gobernante, los EEUU y sus títeres se visten de demócratas al tratar de escribir nuevas constituciones e implementando elecciones periódicas y límites de servicio para los oficiales electos a pesar de que variables como las facciones políticas y militares continúan dando la impresión que el sistema gobernante es estable pero en verdad más inestable, quedándose maduro para el próximo régimen autocrático o una monarquía servil como la favorecida por los EEUU en Arabia Saudí y en los Emiratos.

El gran premio para los EEUU y sus aliados imperialistas y sus títeres más grandes en el Norte de África y el Medio Oriente son el aumento en las superganancias de la mano de obra de las personas trabajadoras, la explotación del petróleo y otros recursos naturales, las enormes ventas de armamentos a los países productores de petróleo y muchas otras empresas.

Los poderes imperialistas encabezados por los EEUU están determinados a aumentar su control sobre todas la fuentes principales de petróleo y gas y no pueden tolerar el grado de independencia o antiimperialismo que Irak y Libia ejercieron durante periodos extendidos en el pasado y que Irán está haciendo un gran esfuerzo por mantener. Los EEUU están tratando de manera flagrante de agarrar y fortalecer su control sobre los recursos petroleros de Libia e Irak. Está tomando la delantera en la imposición de sanciones y amenazando desencadenar la agresión y atrocidades que utilizó para apoderarse de los recursos petroleros de Irak.

Una vez más, la ironía de los autócratas serviles al imperialismo de los EEUU pero que son descartados por el mismo se está viendo en el Norte de África y el Medio Oriente. Nuevos títeres están siendo preparados para explotar y oprimir aun más a los pueblos. Pero por medio de la perseverancia en la lucha revolucionaria durante el curso largo de la historia, los pueblos pueden desarrollar sus propias fuerzas para alanzar su liberación nacional y social.

En la escala del Norte de África y del Medio Oriente y otros países, el curso y el resultado de los levantamientos de los pueblos siguen la ley del desarrollo desigual. Bajo cualquier circunstancia, la ILPS se expresa en solidaridad con y apoya a las grandes masas de los pueblos y las fuerzas antiimperialistas y democráticas, y les urgimos que sean vigilante y militante en contra de las maquinaciones por mantener y prolongar la dominación imperialista y el servilismo por las fuerzas reaccionarias locales.

La Liga Internacional de los Pueblos en Lucha fija su mirada hacia luchas revolucionarias aun mayores ahora y en el futuro. Cualesquiera que sean los arreglos temporeros que los imperialistas y sus agentes reaccionarios hagan, la energía y fuerzas revolucionarias que fueron liberadas por los levantamientos de los pueblos encontrarán terrenos fértiles para crecer fuertes y moverse en contra del sistema capitalista mundial que se encuentra en crisis y sus sistemas locales de gobierno.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.